• 662 962 285

02 May

De forma torticera, mucho y, para sonrojo de quienes ordenaron, justificaron y siguen ocultando lo que iba a ser una gran metedura de pata y un grave daño al patrimonio, leemos con ciertas reservas en el diario ABC que las palmeras del Parlamento de Andalucía, las que amenazaban con daños a personas y cosas, tras un largo periodo en el que se mantuvieron encorsetadas y condenadas al ostracismo por manifestar peligrosidad, han recibido su rutina de mantenimiento, ése, que cómo cualquier ser vivo precisan, y que siendo una nimiedad en el conjunto de acciones que habrá de prestar la concesionaria de turno, se pretendía ahorrar, no sabemos exactamente por qué aún hoy día, para cambiarlas por otras que también manifestarían ese manejo y que evidentemente iban a costar un “dinerito”. Desvestir un santo para….¿engordar un bolsillo?

La cuestión es, que habiendo mostrado todo nuestro respeto, cortesía, lealtad y disponibilidad para ayudar en lo posible, ha sido el medio de comunicación el que nos descubre que el asunto parece estar regularizado. Aún no hemos recibido la menor comunicación, suplicada hasta el mismísimo defensor de todos los andaluces, lo cual nos lleva a pensar que la oscuridad, hermetismo y calendario de celebración de los actos tenía muchísima enjundia para sus promotores.

A modo de aclaración debemos señalar que los 35 metros de altura de las palmeras tal y como hace eco ABC, no son problema alguno para un ejemplar de Washintonia robusta sano. Que así lo manifestara alguien en un informe de sonrojo, no puede ser sentencia como se pretendía. Por contra, aunque ya lo hicimos en su día, sí queremos poner en valor la valentía del primer ETW que se tuvo que enfrentar a la situación mostrando su profesionalidad y amor a la profesión, algo que nos enorgullece. De igual forma, celebramos la participación del segundo de los ETW, alguien que vino casi de paso para la concesionaria pero que, para sorpresa de ésta, a tenor  de los trabajos que ahora se anuncian, hizo un trabajo de total garantía auspiciado por su profesionalidad y seriedad, lo que sirvió además para salvar algún ejemplar más del Parque más señero de Sevilla. Con ello, mostró  a los dirigentes de la gestión verde en Sevilla, que la arboricultura está aquí para quedarse y para bien del árbol urbano.  ¡¡Felicidades a ambos arboristas y a Sevilla!!, pues somos sabedores de que suma un nuevo y destacado profesional para la gestión del riesgo del arbolado sevillano.

Sabemos, con la que le cae al árbol urbano, que esta quijotesca batalla tiene en todas y cada una de nuestras ciudades y pueblos una reproducción en la que no siempre sale el árbol ganando. AMJA cree, como viene manifestando desde tiempo atrás, en  la arboricultura moderna, sus medios y profesionales, cada vez más y con mayor eco y representación en España. El futuro de nuestras arboledas urbanas, su diseño, manejo y conservación no puede seguir obviando al profesional del árbol, de aquí nuestra llamada a todas las entidades inmersas en la gestión del arbolado, a la seriedad y compromiso en la apuesta por generar  un mejor y plausible espacio de vida para todos.  Mientras tanto y como nos relataba el Ingenioso Hidalgo Don Quixote: “… hermano Sancho, que esta aventura y las a esta semejantes no son aventuras de ínsulas, sino de encrucijadas, en las cuales no se gana otra cosa que sacar rota la cabeza o una oreja menos: tened paciencia, que aventuras se ofrecerán donde no solamente os pueda hacer gobernador, sino más adelante…”. Seguiremos trabajando para bien del árbol, sus cuidadores y en definitiva de quienes los disfrutan.    

Juan Manuel Ruiz Cobos
Presidente de AMJA

Ver enlace artículo ABC: http://sevilla.abc.es/andalucia/sevi-palmeras-parlamento-andalucia-salvan-milagro-201805012227_noticia.html