• 662 962 285

ANDALUCÍA EN FLOR, UN PROYECTO PARA LA PROMOCIÓN DE LOS ESPACIOS VERDES DE ANDALUCÍA.

Andalucía es tierra de aromas. Tartesios, fenicios, griegos, romanos y árabes nos legaron una cultura de amor hacia lo sensorial, a los olores y colores que han formado la rica diversidad del jardín andaluz.

Cada uno de los pueblos que tomaron Andalucía como patria aportó su peculiar forma de rodearse con la naturaleza, con el jardín. El sonido amable del agua y la paz alrededor del jardín, que fueron aportaciones de la Andalucía califal, sirven aún hoy día de inspiración profesional. Más recientemente, la obra pictórica de López Cabrera o de Carmen Laffón así como la lírica de Juan Ramón o de Lorca son solo algunas de las muchas emociones que el jardín ha estimulado en nuestros artistas.

La sociedad contemporánea ha provocado como se sabe una gran transformación en todos los órdenes de la vida; entre las más decisivas, el cambio del tradicional paisaje natural en un aglomerado de edificios, instalaciones fabriles, vías de comunicación, etc., cada vez más agresivo. El reencuentro con un paisaje y con una naturaleza amables se ha convertido en uno más de las demandas sociales; de manera que el jardín antes privado y exclusivo se convierte en un derecho a los espacios verdes y a las zonas ajardinadas, no solo por razones estéticas sino también por el cuidado de la salud.

No puede olvidarse, finalmente, la importancia de combatir los cada vez más perniciosos efectos del clima en Andalucía con medidas que los reduzcan, contrarresten o palíen, y en ese sentido, la creciente cultura medioambiental tiene que tener una traslación igualmente pujante en la aplicación de políticas paisajísticas y de zonas ajardinadas por parte de las autoridades. El nuevo hábitat urbano requiere contemplar estrategias que garanticen la calidad de vida, el confort de sus habitantes.

La Asociación Multisectorial de la Jardinería Andaluza (AMJA), consciente de la demanda de espacios urbanos habitables, sostenibles y hospitalarios para sus habitantes y para quienes las visitan, creyendo necesario generar y participar en un foro de debate en torno a la promoción de espacios verdes como punto de encuentro de relaciones sociales, de la conciencia social hacia las políticas de sostenibilidad ambiental y de la potenciación como un reclamo turístico más,  se ha propuesto distinguir la dedicación de aquellas Ciudades, poblaciones andaluzas, que de una forma continuada y claramente comprometidas con los espacios verdes y, por tanto, con la calidad de vida de sus ciudadanos.

Nace: ANDALUCÍA EN FLOR

Andalucía en Flor es un proyecto que bajo la iniciativa de AMJA surge con el objeto de premiar aquellas Entidades públicas que de forma permanente mantengan una apuesta clara por los espacios verdes, su gestión ejemplar, el cuidado del entorno urbano y el fomento de la educación ambiental.

El programa Andalucía en Flor está abierto a la participación de los pueblos y ciudades de Andalucía. El Programa tendrá una convocatoria anual y será gestionado por AMJA con el apoyo de entidades administrativas locales, provinciales y autonómicas.

Para participar en el programa Andalucía en Flor es requisito indispensable la inscripción formal en el mismo. Las instituciones inscritas recibirán el distintivo de “Flor de Andalucía” pudiendo, desde ese momento, participar en la convocatoria de premios. Posteriormente un jurado puntuará las propuestas recibidas a ser distinguidas.

Los galardones anuales que se concederán según el criterio de un jurado formado por personalidades de reconocido prestigio de los sectores del viverismo, centros de jardinería, jardinería y paisajismo, turismo, cultura y otros ámbitos relacionados con este programa de Andalucía.

Las flores de Andalucía se conceden de forma honorífica hasta en tres niveles, a mayor número de flores otorgadas, mayor será la calidad valorada por el jurado.

Andalucía en flor valorará:

  1. El patrimonio paisajístico y las zonas verdes urbanas. La relación entre el espacio verde y el número de habitantes, entre los recursos destinados al mantenimiento y la superficie verde total, la diversidad floral, la integración paisajística, la singularidad de los espacios verdes y su adecuación a los ciudadanos, la existencia de un inventario de patrimonio vegetal, la selección de especies.
  2. El respeto por el medio ambiente y la sostenibilidad. La gestión integral del agua, los programas sostenibles de control de plagas y enfermedades, gestión de residuos, limpieza de los espacios, la calidad del mobiliario urbano.
  3. El uso social y las sinergias con la actividad turística. La estrategia de promoción vinculada con los espacios verdes, la promoción del distintivo de Andalucía en Flor, los programas de educación ambiental, las acciones de participación ciudadana, la organización de eventos relacionados con los jardines y las plantas.